Carta a Buenos Aires

Querida Buenos Aires:

Es increíble que en este momento esté sentada en la casa que me vio nacer y crecer la mayor parte de mi vida, pensando en todas las ciudades y lugares donde voy a estar en los próximos años; en el Camino de Santiago que haré cuando se cure mi pie, en los mates que me tomaré en Sydney, en la práctica forzosa que tendré en Tokyo de aquel idioma que tarde tantos años en aprender más o menos… y todo eso fue gracias a vos, Buenos Aires.

Sé que te he dejado abandonada durante estos 22 años que vivimos juntas, Buenos Aires, pero ahora me estoy portando un poco mejor. Estoy andando más por tus calles, recorriendo tus recovecos, aprendiendo un poco más de cultura y sobre el país de donde viene mi familia gracias a vos.

Sé que cada día me pongo más ansiosa por dejarte, seguro te debés poner celosa cuando pienso en que me encantaría estar un tiempo en Granada para poder escribir un libro, en lo mucho que me gustaría quedarme en Galicia para aprender sobre mis raíces, en lo bien que lo voy a pasar en Australia descubriendo las cosas por mí misma, y pensás: claro, sí, dejame, pero nunca vas conseguir otros mates como los que tomaste acá, nunca vas a escuchar un acento tan hermoso como el que aprendiste conmigo, ya vas a extrañar a tu familia que no me abandona, ya vas a querer regresar a ver ese río enorme que parece un mar, la avenida más ancha del mundo, vas a querer comer un asado, tomarte un fernet con coca… el tanguito que te recuerda a tus viejos te va a poner más melancólica, ya vas a ver… y sí, Buenos Aires, tenés razón.

Dejarte va a ser difícil, no se vale que te quedes con mis amigos y mi familia. Dejarte va a ser difícill, no se vale que te quedes con el acento que aprendí a hablar, con las palabras que solo nosotros conocemos, con las bellas costumbres que aprendí a tu lado… pero me llevo todo eso conmigo, para usarlo cuando lo necesite y te extrañe. Me llevo tu buen humor  y tu chispa, Buenos Aires. Me llevo tu ironía como modo de escape para cuando tenga que afrontar cosas que no me gustan. Me llevo tu felicidad al encontrarme a otro paisano lejos de casa, me llevo aquellos abrazos que me dieron, que dí. Aquellos besos al saludar, me llevo tu “cheeeeeeeeeeeeeeee boludoooooooooo”, me llevo tu melancolía, tu amabilidad, me llevo tantas cosas para no extrañarte

Gracias Buenos Aires, porque por tus calles me pasaron tantas cosas… porque hice amigos increíbles, porque conocí (y aprendí a dejar ir) al amor, porque disfruté de una familia increíble que sé que me va a esperar siempre, porque hemos vivido cosas bellas, escuchado música hermosa, visto arquitectura increíble. Tantas cosas buenas me han pasado con vos, Buenos Aires, que jamás voy a poder dejarte ir del todo. Aunque me vaya al polo norte, aunque me quede en otro país, cuando me pregunten de donde soy, siempre diré ¡Argentina y porteña!

4 comentarios en “Carta a Buenos Aires

  1. Ay Pau!! Preciosa carta, hermosas emociones y una despedida que se avecina pero con un camino lleno de sueños por delante. Estoy segura que Buenos Aires, también se siente orgullosa de verte crecer y partir a buscar tu felicidad, y seguro que va con vos así como tus afectos.

    Le gusta a 1 persona

¿Qué opinás? ¡Dejá tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s