Aventura en Cairns: Kuranda Scenic Railway

Al final de mi estadía en Australia pude conocer uno de los lugares más famosos junto con Sydney y Melburne: Cairns. Esta ciudad es conocida porque desde acá se puede acceder a la Gran Barrera de Coral, por lo que muchas personas se acercan para realizar esta bella excursión.

Llegué a Cairns sin tener mucha idea de lo que iba a hacer, claramente quería sumergirme y conocer la Gran Barrera, pero por lo demás no tenía claro qué había para visitar. ¡Me dejé llevar y conocí cosas increíbles!

Salí de Sydney muy temprano, tan temprano que cuando llegué al aeropuerto aún no estaba abierto. Después de un rato de espera, finalmente pudimos entrar, pero aún seguía siendo muy temprano. Luego de un poco más de 3 horas de vuelo, finalmente llegamos.

Mis recuerdos sobre Cairns

Lo primero que recuerdo de Cairns era el calor. El calor y la humedad. Claro, es una zona tropical, no podría esperar menos… pero aún así me sorprendió el golpe de calor al bajar del avión a eso de las 7 y algo de la mañana. Si esta era la mañana, ¡no sabía que esperar a las 2 de la tarde!

Lo segundo que recuerdo de Cairns, es el color verde. La bellísima selva que se extiende hasta la playa, sentir el canto de miles de pájaros, las palmeras… el verde y el mar son mis dos cosas favoritas, y la felicidad que sentí al ver que estaban juntas todavía me sigue hasta hoy.

Luego de conseguir donde dormir y ubicarme un poco, llegó lo tercero que recuerdo de Cairns: lo gigante de sus animales. ¡Nunca vi murciélagos tan grandes en mi vida! De hecho (no sé si aún seguirá, yo creo que debe ser un emblema de la ciudad) en medio de una de las calles principales hay un árbol gigante que se encuentra precintado. Este precinto se puso para que la gente no pase, ¡debido a la cantidad de murciélagos gigantes que hay!

Vienen a mí los recuerdos de cuando vivía en Sydney, y mis compañeras de piso me decían que no pase por debajo de los árboles con la cabeza descubierta porque si se me enganchaba algún murciélago al pelo no iba a parar hasta dejarme peladaaún tengo miedo de pasar por debajo de los árboles.

Los adorables murciélagos en Cairns.

Kuranda Scenic Railway

Al día siguiente me levanté temprano para aprovechar la mañana e ir a conocer Kuranda. La estación en Cairns queda muy cerquita del centro, al lado del Shopping de Cairns. ¡Desde acá comencé la aventura! Hay muchas formas de combinar el tren, y varias estaciones para subirse. Por lo general se empieza desde Freshwater, pero yo quise comenzar directamente desde Cairns aprovechando la posibilidad de elegir asiento.

Kuranda Scenic Railway
Tren escénico hacia Kuranda por dentro

Con respecto a los asientos, saliendo desde Cairns y dependiendo de lo que quieras ver te conviene sentarte a la derecha, donde acá vas a ver el mar desde arriba y la curva del tren, o a la izquierda donde vas a tener la cascada en primer plano. Ambos lugares te van a mostrar cosas lindas, y el tren va a disminuir la velocidad para que puedas verlo todo, así que no hay problema.

Desde Cairns se hace la primer parada en Freshwater, donde prácticamente todo el mundo se sube. La estación de Freshwater tiene un estilo tradicional de Queensland (¿Queensladiano? ¿Queensladiense?) y se construyó como tributo a todos los pioneros que hicieron posible este ferrocarril. Freshwater es un suburbio muy lindo para visitar, con ese encanto tradicional y todo el verde que lo rodea.

Kuranda Cascade Scenic Railway
Uno de las tantas postales que podremos ver en el camino

Seguimos camino, donde vamos a ver la cascada y también esa vuelta tan famosa que nos deja tomar “la fotito”, la famosa foto del tren entrando a la selva. La foto será trillada pero es bella, ¡vale la pena! Seguimos camino hacia Kuranda, escuchando sobre la historia del lugar y cómo fue que los pioneros se animaron a construir un ferrocarril en un lugar tan difícil.

Kuranda Scenic Railway and Rainforest
El colorido de la selva con lo pintoresco del tren, mezzclándose en un paisaje único

Estación Kuranda

Por último llegamos a Kuranda. Es un lugar habitado hace más de 10.000 años por los Djabugay, indígenas de la zona. Los europeos llegaron a este lugar aproximadamente en 1880 y crearon granjas, convirtiéndose en su principal sustento junto con la producción de madera y café.

Como no tenía mucho tiempo (ni dinero) me dediqué a pasear por sus calles y visitar los puestos, pero hay mucho más para hacer. Aquí podrás encontrar muchas atracciones como Kuranda Koala Gardens, donde podrás ver no solo koalas y sacarte una foto con ellos, sino también ver distintas especies autóctonas. También se encuentra Birldworld donde podrás interactuar con distintas especies de aves, y el Australian Butterfly Sanctuary, donde podrás ver más de 1500 especies de mariposas… ¡a este último me hubiera encantado ir!

kuranda street art
“Nuestros ancestros están vivos” – Arte callejero en Kuranda

Paseando por Kuranda encontré muchas cosas interesantes, y pude disfrutar de su exhuberante vegetación paseando a mi ritmo. Así que si no contás con un presupuesto muy amplio, ¡se puede disfrutar igual! Te recomiendo llevar tu propia comida para no gastar tanto, pero si es posible compra alguna cosa en los puestos de artesanía, así ayudás a la comunidad local a sustentarse y seguir desarrolándose.

crocodile kuranda
Paseando me encontré con estos amigos…
Kuranda rainforest tree
La belleza de la selva se extiende por Kuranda

Cuando llegó la hora, me tocó regresar. Pero no volví por el tren sino por un método de transporte distinto… ¡te lo cuento la próxima!

¿Qué opinás? ¡Dejá tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s