Días de Abecedario: I de Intención, de intensidad.

Para poder lograr algo se tiene que tener la intención de realizarlo. Pero no una intención así nomás, sino una intención intensa. Una fuerza de voluntad que te lleve a lograrlo.

Es fácil decir: “Cómo me encantaría dar vueltas por el mundo” o “llevame, dale, no te cuesta nada” pero cuando te digo: “vamos, vení” me metés diez mil excusas. Que el trabajo, que no tengo tiempo, que no hay plata… Se necesita intención para poder dejar el trabajo, juntar plata y hacerse el tiempo. Se necesita fuerza de voluntad superar esos nervios en la panza para poder decirle a todo el mundo: “Sí, me voy.” Se necesita soñar con intensidad para poder planificarlo, y tener intención de llevarlo a cabo.

Nadie dijo que sería fácil. Nadie. Si es fácil en lo material, es difícil en lo emocional. Me duele mucho tener que dejar a mi familia de este lado del charco para aventurarme a otras tierras, pero… Si no lo hago ahora, ¿cuándo? Si no lo hago yo, ¿quién por mí? Imposible. Este es el momento.

Mi intención siempre estuvo, se nota desde que tomé mis primeros pasos. Mi sueño fue soñado con bastante intensidad, hasta que la oportunidad se dio y se llevó a cabo. ¿Fácil? Para nada, especialmente el luchar conmigo misma, esa fue la parte más difícil. Pero cuando me di cuenta que era lo que quería, tomé las fuerzas del amor de la gente que me rodea para poder comenzar.

Yo ya veo el animarme a viajar tan lejos y por tanto tiempo como un logro. Para algunos les parecerá una pavada, para otros el viaje comienza cuando salís de Ezeiza, pero para mí, todo comenzó cuando decidí aceptar la oportunidad de irme a Australia y sacar mi visa. Nadie podía tomar esta decisión por mí, por más que me aconsejaron y tuve varias discusiones al respecto, la que se tenía que hacer cargo de su vida al fin y al cabo era yo. Y mi intención era bastanta clara.

¿Qué es lo que te motiva? No es necesario que sean los viajes, tal vez tenés una pasión, una intención de seguir desarrollándote en algo y no te animás. Tal vez querés aprender algo nuevo, algo que te llama con intensidad pero te da verguenza. Decime, si no es ahora, ¿cuándo? si no sos vos, ¿quién por vos? busca la intensidad en tu intención y lanzate. No hay nada peor que arrepentirse después de lo que no hiciste ahora.

 

¿Días de Abecedario?
Este desafío se trata sobre escribir una entrada por cada una de las letras del abecedario, si es posible durante 26 días seguidos. Acá pueden encontrar el grupo de facebook, donde jugamos. No es necesario tener un blog para sumarse, sólo ganas de participar.
Si querés leer más, podés ver todos mis días de abecedario acá

¿Qué opinás? ¡Dejá tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s