Music Bank en Chile: mi versión de los hechos Parte 1

Creo que una semanita después del Music Bank es suficiente como para que se me vaya la emoción del fangirleo y pueda escribir un poquito más objetivamente mi crónica de los hechos.

¿Por dónde comenzar? Resumiré brevemente la experiencia anterior al viaje, como ustedes saben ya había viajado a Chile hace dos meses con amigas así que más o menos ya sabía como desenvolverme. ¡De todas formas me han pasado cosas que solo me pasan a mí!

Día 1. ¿Llegaré viva a Viña?

El jueves apenas terminé mis obligaciones me tomé un taxi y salí directo para el aeropuerto. El hombre que me llevó hasta allí era simpático, muy taxista, como siempre contando historias. Me preguntó hacia dónde iba, me contó que él había cruzado hacia Chile en tren y que era muy lindo. Para sacarme los nervios me contaba chistes malos como: “¿Sabes por qué el avión no se moja? Porque tiene piloto.” (Malísimo, jajaja)

Llego a Aeroparque y busco el stand de aerolíneas. En un segundo termino el check in y empiezo a dar vueltas. Entre los nervios de volver a subirme a un avión, el tiempo que me jugaba en contra para llegar a Viña del Mar, los mensajes de los amigos se me pasa el tiempo. No sabía cuánto tiempo necesitaba para pasar a seguridad así que decidí estar media hora antes por las dudas. Pasé por seguridad súper rápido (de hecho ni soné, creo que es la primera vez que me saco todo lo de metal como corresponde jajaa) y me dirigí a esperar.

Como siempre Aerolíneas se retrasó, y no solo eso, cambió de repente la puerta así que estuvimos ahí parados un buen tiempo hasta que finalmente nos dejaron subir. En el avión me tocó sola en una fila de 3, en la ventanilla así que me acomodé tranquilamente hasta que despegamos.

Si tengo que hablar de Aerolíneas… la verdad… a mi parecer dejó mucho que desear. La atención fue bastante mala… Ge viajado en compañías de bajo costo, (cuando hablo de que me subí a ese tipo de aviones estoy hablando de que prácticamente eran colectivos que tenían alas… algo así como subirse al 60 en hora pico.) y me han atendido mejor que en Aerolíneas Argentinas, que supuestamente ahora es “mejor” porque está con los muchachos de Skyteam. Comparación AA – AE…. cero. De decir que el azafato o como se diga literalmente me tiró la comida en el asiento de al lado o que prácticamente me gritó cuando intenté prender el teléfono (ya previamente puesto en modo avión, todo como corresponde) para poner música… ¡Y ME DIJERON SEÑORA VARIAS VECES! me quedo corta. La verdad, las peores dos horas de mi vida.

Finalmente bajamos del avión y corrí hacia migraciones, la casa de cambio y finalmente por aduana. Literalmente corrí,¡ porque no llegaba a tomar el micro! Llegué hasta la mini estación de turbus y me puse a esperar toda nerviosa. Un cigarrillo y medio más tarde llegó el micro, el de centropuerto. Le pregunto al chofer si me lleva a la alameda y me dice que sí. No muy convencida le mando mensajes a mi amiga que me estaba esperando para que me oriente un poco más por si me había equivocado. Comienza el jaleo en twitter, yo casi llorando porque sentía que estaba algo mal pero aún así seguí en el viaje.

Uno de los que estaban sentados al lado mío me dice que ya habíamos llegado a la Alameda, el chofer me dice lo mismo así que me bajo. Cuando llego.. ¡Era la estación Pajaritos!  extrañamente, todo coincidía. Los micros iban hacia Viña del Mar y también me bajaba del lado de afuera y entraba por el costado. Todo esto pasaba a las 10 y media de la noche, así que podrían imaginarse mi desesperación. Le pregunté al chofer si tenía idea de si estaba bien, me dijo que sí, que el micro que tenía que tomarme era ese pero había una cuestión… mi amiga no aparecía por ninguna parte. Algo fallaba.  El chofer me dijo que el último micro salía a las 11 menos 10, así que si encontraba a mi amiga antes de esa hora podríamos subir. Comencé a desesperarme, a mandar tweets como loca y con las pocas monedas que tenía a llamar por el teléfono público. No hubo caso… no me pude contactar con mi amiga y sabiendo que tenía dos personas en Viña decidí que prefería que me espere alguien allá a andar sola por Santiago, sin lugar donde quedarme y sin tener idea de donde estaba.

Así como estaba en estado de caos intenté comprar un pasaje pero el de la ventanilla con más onda que flequillo de chino me dijo que no había más,  prácticamente cerrándome la ventanilla en la cara. Con desesperación me acerqué al señor que controlaba los pasajes (algo así como un chancho acá) y le dije que no había más. Se pone a hablar con otro señor y me dijo que si sobraba lugar me haría pasar. Rogué a Dios lo  más que pude y finalmente me dejaron subir. Una cosa menos. 5 minutos después de subirme al micro… tweet de mi amiga: “¿Dónde estás?” ¡POR 5 MINUTOS! me desesperé más de lo que estaba.. no sabía qué hacer, ¡quería bajarme del micro! entré en estado de pánico con todos los síntomas incluídos, sudoración, sensación de ahogo, ganas de llorar, sensación de encierro… TODO. Intenté respirar y que sea lo que Dios quiera…

A todo esto, mi amiga estaba intentando conseguirnos un lugar para dormir (Pues bueno, nos ibamos a quedar en el depa que consiguió mi otra amiga y al no encontrarnos… ibamos a tener que dormir en la plaza!) De casualidad encontró dos camas en el mismo hostel en el que se hospedaban las chicas con las que había venido así que prontamente las reservó. El problema fue que al pagar la reserva se quedaron sin dinero, así que yo y mis 2000 pesos chilenos éramos la salvación por el momento. En el interín del viaje, entre mi ataque de pánico, el apagar el teléfono para no quedarme sin batería me hice una nueva amiga: la señora sentada al lado mío, que me habló todo el viaje. Muy simpática, venía super arreglada y con unos tacos que realmente no sé como hacía para mantenerse allí arriba.. Me habló todo el viaje de sus “amigos con derechos”, de sus hijos y de lo mucho que quería ir a probar suerte a Buenos Aires. En serio, si vas a probar… pues, buena suerte, que muy bien por acá tampoco andamos…  (Lo curioso es que… ¡Creo que hasta que le dije nunca se dio cuenta que yo era argentina…! ) En fin… dos horas de viaje y llegamos a Viña del Mar. Me bajo del micro, camino hasta la esquina, y ¡SI! ¡Ahí estaban mis dos amigas! Literalmente una escena de reencuentro con gritos, abrazos y llanto de parte mía (Tanta emoción fue que, según mis amigas, asustamos a dos chicos que venian caminando detrás mío y después se pusieron a imitarnos xD) Finalmente un poco de alivio, finalmente conocía a alguien, finalmente a la 1 de la mañana había llegado.

Día 2, primera parte. Valparaíso y búsqueda de las entradas.

Al día siguiente nos levantamos muertas de hambre (especialmente porque habré pasado casi 24 horas sin comer, dormir y en un ataque de nervios) y nos preparamos un desayuno para 50 personas. ¡Riquísimo!  Entre café, tostadas, cereales y jugo raro comenzamos a prepararnos para el día de hoy. Primer paso: Hacer la tarea de coreano. Sabíamos que había un buque que había venido con marinos de Corea y también sabíamos que nuestra amiga (¡con la que finalmente nos encontramos a la mañana siguiente!) nos iba a llevar en esa dirección, así que repasamos nuestras líneas en coreano mientras todos nos miraban y salimos al encuentro de Milla… ¡Esperen un momento, todavía no presenté a mi gente! Bueno, hasta ahora eramos yo (el burro delante, sí.) Lucía, Mary y Guada. a Lu la conocí en una reunión A-T y luego nos anotamos juntas en coreano. A Mary la conocí en coreano y ahora las tres vamos intentando conquistar el mundo… al menos el mundo idol, por supuesto. Guada es amiga de Lu, ¡y siempre me la encuentro en cualquier país menos en el nuestro! La vez pasada fue en Madrid, ahora en Viña del Mar y seguramente cuando vaya a Holanda el año que viene me la cruzaré en alguna calle xD Luego viene Milla, también de A-T, la conocí en Santiago la vez que fuí con mis compañeras de trabajo.  Bueno, ahora que ya saben quienes son proseguiré con la historia.

Fuimos con Milla hasta… ¿La plaza Vergara? Realmente no me acuerdo el nombre, soy mala para esas cosas… y allí nos juntamos con un par de chicos de A-T de Chile. Fuimos hasta Valparaíso donde hicimos un par de cuadras y… sí. Ahí estaban. ¡Los Marineros coreanos! Tras un momento fangirl intenso y varios intentos de aproximación, nos animamos a sacarnos una foto con un par y luego llegó el momento de la verdad… Hablarle a alguno en coreano. Nos negamos, intentamos pero moríamos de verguenza, hasta que me dije es ahora o nunca. Tomé a mi amiga del brazo y me lancé. “Hello, do you speak english?” recibí un gesto de “poquito” y me lancé… “Annyonghaseyo… urinun… hanguko haksaeng ibnida…” mezcla de coreano con inglés para explicarle que teníamos que hacer un trabajo para nuestra sonsaengnim, el muchacho aceptó (no sé ni como, si hubiera sido él hubiera salido corriendo) Y… ahí estaba yo. Hablando en mi coreano de doramas básico presentándome y preguntándole qué grupo le gustaba (juro que si tengo el video se los paso, es demasiado gracioso y humillante para mi, pero que mas da!) Luego de ese momento de vergüenza tuvimos que irnos, que se nos hacía tarde para almorzar y prepararnos para el recital.

De almuerzo comimos el mejor ramen de nuestras vidas (lo dicho, ¡no teníamos un peso! pero teníamos tanta hambre que no nos importó nada) y luego de cambiarnos, bailar en el medio del cuarto (a todo esto, lucía y yo ya teníamos el check out realizado pero seguíamos invadiendo las instalaciones del edificio) fangirlear, cambiarnos y maquillarnos salimos hacia la Quinta Vergara. El día estaba maravilloso y quedaba a pocas cuadras así que fuimos caminando.

Cuando llegamos… Había más de dos cuadras de fila. ¡Nos queríamos morir! nos acercamos hacia la Quinta a ver cómo era el asunto porque nosotras aún no teníamos nuestras entradas. Nos acercamos a la puerta y nos dejaron pasar por ser extranjeras *feel like a ninja* y fuimos a retirar las entradas. Me puse a hablar con alguna ELF que estaba allí y luego tuve una conversación muy interesante con el señor que repartía las enrtadas:

ELF1: ¿Está Super Junior ya?
Señor de las entradas: No sé, ¿cuántos son?
Yo: ¡8, son 8!
Señor de las entradas: ¿8? – Se da media vuelta y mira detrás del camión de LG donde nosotras no podíamos ver- Ah, sí, son esos que están tomando sol entonces.
ELF: ¡AAAAAHHHH!

Conclusión: estuve a METROS de los suju tomando sol mientras retiraba mi entrada 😛

Terminamos de retirar todo y nos quedamos del lado de adentro, ¡hacía muchísimo calor! Nos sentamos un rato a la sombra hasta que vinieron los carabineros y nos sacaron. De vuelta hacia la masa de gente que gritaba al ver un MV, empezamos a meternos entre el mar de gente azul para poder ingresar de nuevo al recinto. ¡Abrieron las puertas y fue un descontrol! Quedamos atrapadas en el medio de las fans luchando para ingresar, nos hacían entrar de a poco, el sol nos quemaba y creo que fue en uno de los pocos momentos que agradecí ser alta. (Eso siempre lo agradezco en los recitales, ¡poder levantar la cabeza y respirar es un regalo!) Momentos después entre frases como “queremos entrar” “me hicieron 15 pibitos, como se lo explico a mi madre” y “TENGO CALORRRR DEJENME RESPIRAR” pudimos entrar hacia el recinto. Hicimos una fila larga donde teníamos que pasar un control de seguridad, luego pasamos por otra fila donde había molinetes y luego más adelante estaba la Quinta, donde nos separaron por sección. En el medio había propagandas de hyundai y LG donde te regalaban papel y fibrones para hacerle carteles a tus idols.

Después de muchas vueltas, correr en las filas y subir como dos pisos de escaleras, llegué. Fila 34, asiento 61. ¡En el medio de la Quinta prácticamente! Tenía una visión muy buena del escenario así que suspiré tranquila. Mary estaba en la fila de adelante del otro costado así que a la salida ya tenía con quién encontrarme. Después de un rato me fui junto con ella y estuvimos hablando con un par de ELF y de Boices que se encontraban allí, tomamos muchas fotos y seguíamos charlando mientras nuestra ansiedad crecía. ¡Finalmente se acercaba la hora del recital!

¿Qué tal hasta aquí? Para no aburrirlos, ¡próximamente se viene la parte 2 con el relato del recital y la vuelta a Argentina!

Anuncios

6 comentarios en “Music Bank en Chile: mi versión de los hechos Parte 1

  1. WOWWWW, me encantó…pobrecita todo lo de la llegada. Y aerolineas mmmm…sip mejor no opinar mucho, para mí el vuelo no fue malo pero se retrasaron y no son nada amables…suerte que estaba tan emocionada que no les di bola. Ayyyyy que recuerdos, qué emocion…qué risa con lo de los de la marina, te imagino allí….quiero más..Muy bueno.

    Me gusta

  2. Para la próxima ya sé que hacer cuando me traten mal, mi papá me dio un par de ideas xDD espero de todas formas no volver a viajar por aerolíneas ._. lo de la marina fue muy bueno! hay fotos, debería ponerlas para hacer más gráfico el momento xD pronto se viene la parte 2!!

    Me gusta

  3. La plaza se llama Francisco Vergara, a tus amigas se les desdibujo la cara cuándo tenían q subir al micro q iba a Valparaiso, porque eran 860 pesos q tenían de desembolsar de sus muy pobres billeteras para pagar el viaje de ida y vuelta(recuerdo q contábamos cada moneda, es mas nos negamos a donar el vuelto en el supermercado) y yo tengo las pruebas de q usaste tu wachicoreano jajajaja…….. podría subirlas a you tube no?

    Me gusta

  4. ¡Qué viacrucis! Vi tu mensaje en twitter preguntando por Milla, pero no podía ayudarte porque no nos seguimos, y después cuando no vi más de tus tuits, supuse que todo estaba más tranquilo, que seguías con vida.

    “Hablando en mi coreano de doramas básico,” ¿con aigoos y omonas incluidos? Ojalá pongas el videito de tu tarea de hangul.

    Esperemos otra semana más para la siguente parte. =P

    Me gusta

  5. Había dos opciones, o me había muerto o estaba todo más tranquilo xD omonas y aigoos creo que no hubo, pero si oohh~~ jajajajaaj dicen q lo van a subir así q lo veremos pronto! espero terminar de actualizar mañana si me da el tiempo xD

    Me gusta

¿Qué opinás? ¡Dejá tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s